Guadalajara, 19 Abr. (Notimex).- Chivas de Guadalajara continúa con su objetivo de acercarse a la afición y este martes realizó su práctica en el Penal de Puente Grande, Jalisco, donde inició sus trabajos de preparación de cara al partido del sábado ante Cruz Azul.

Tras realizar ejercicios de calentamiento, el plantel que dirige José Luis Real trabajó espacios reducidos ante la mirada atenta de cientos de internos y de sus familias que gozaron de unos momentos de distracción para olvidar la situación que viven.

Jorge Vergara y su esposa Angélica Fuentes no podían faltar en este evento y asistieron en este ejercicio para reforzar el amor hacia los colores del equipo.

Tras los espacios reducidos, el plantel trotó alrededor de la cancha para recibir la ovación de los internos y de sus familias, con quienes posteriormente convivieron y regalaron autógrafos.

Al final, el cuerpo técnico y staff del equipo jugaron una “cascarita” con el equipo del CERESO, con lo que llegó a su fin la visita de Chivas con los que pagan una deuda con la sociedad.