Nueva York, 11 dic (EFEUSA).- El fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, expresó su preocupación hoy a las principales operadoras telefónicas del país tras conocer que se niegan a incorporar una aplicación gratuita que invalida los teléfonos inteligentes cuando son robados.

El fiscal envió cartas a los directores de las compañías telefónicas Verizon, ATT, T-Mobile, US Cellular Corporation, y Sprint para conocer por qué han prohibido que el Samsung instale la aplicación gratuita en los teléfonos, según informó en una nota la fiscalía.

El objetivo de instalar en los móviles esta aplicación, que se conoce como “kill switch”, es que los usuarios de teléfonos inteligentes puedan hacer uso de una tecnología que les permita inutilizar y dejar inservibles sus móviles si son robados.

La iniciativa para frenar el robo de teléfonos ha sido liderada por Schneiderman y el fiscal del distrito de San Francisco, George Gascon, después de que en 2012 estos asaltos afectaran 1,6 millones de estadounidenses y supusieran un coste de 30.000 millones de dólares.

El fiscal general explicó que, aunque se ha pedido al sector que “anteponga ponga la seguridad a las ganancias” para detener “la epidemia violenta”, las compañías de telecomunicaciones más importantes del país han decidido “obstaculizar”, “a sabiendas”, una tecnología que “podría salvar vidas”.
“Cuando nos reunimos con los fabricantes en junio se acordó que estas propuestas se pondrían en práctica dentro de un año”, dijo el fiscal del distrito de San Francisco.

“Esa fecha límite se acerca rápido y no podemos esperar mientras las compañías continúan poniendo obstáculos”, continuó Gascon.

En las cartas que escribió el fiscal Schneiderman a las compañías les insta a que adopten las aplicaciones como “una manera simple pero eficaz” de proteger a los clientes.

Además, Schneiderman resaltó que también “desde un punto de vista competitivo”, la primera compañía que ofrezca una tecnología anti-robo será considerada por los consumidores una empresa “responsable” que se preocupa por la “seguridad y protección” de sus clientes.

El fiscal general neoyorquino también solicitó que los operadores ofrezcan antes de que acabe este mes una explicación detallada explicando su rechazo a la implantación de esta tecnología.