México (EFE).- El Instituto Nacional de Migración mexicano (INM) usará una credencial electrónica a partir de marzo de 2008 para controlar la entrada de trabajadores y visitantes procedentes de la frontera con Belice y Guatemala, informó hoy en un comunicado.

El dispositivo, que incluye un chip, sustituirá al llamado “Pase local” empleado hasta ahora, que resultaba fácilmente alterable y estaba sujeto a la “discrecionalidad” de los agentes migratorios.

Con esta medida México busca reordenar el flujo migratorio de su frontera sur, por donde accede al país cada año un gran número de centroamericanos indocumentados, muchos con Estados Unidos como destino final.

La credencial permitirá mantener un registro electrónico de entradas y salidas.

Asimismo, se emitirá la Forma Migratoria para Visitantes Locales (FMVL), dirigida a oriundos de las regiones cercanas a la frontera con Guatemala, y la Forma Migratoria para Trabajadores Fronterizos (FMTF), que beneficiará a trabajadores de la zona límite con Belice y Guatemala.

La ciudad de Tapachula, en el extremo sur del país, en el estado de Chiapas, es un punto habitual de entrada a México de inmigrantes ilegales procedentes de Centroamérica.

En 2006, México interceptó a un total de 200,000 personas que pretendían entrar ilegalmente por su frontera sur, según datos del INM.

En los últimos meses la desaparición de una ruta ferroviaria que conectaba el sur de México con el norte del país, vecino a Estados Unidos, ha disminuido el número de inmigrantes centroamericanos que ingresan ilegalmente a territorio mexicano, según activistas que siguen el fenómeno migratorio. EFE