Madrid, 12 Abr (Notimex).- El depuesto presidente egipcio Hosni Mubarak sufrió hoy una crisis cardiaca cuando era interrogado por la Fiscalía en el marco de la investigación en su contra, por lo que debió ser ingresado a un hospital.

El ex mandatario de 82 años de edad se encuentra internado en la unidad de cuidados intensivos de un hospital del Sinaí, aunque se encuentra en condición estable, reportó la agencia oficial de noticias MENA sin dar mayores detalles.

Mubarak llegó al hospital en medio de una amplia protección policial, ya que sufrió la crisis mientras era interrogado por los fiscales en relación a las acusaciones que se le imputan por corrupción y asesinato de cientos de manifestantes.

De acuerdo con la televisión estatal egipcia, Mubarak se negó a comer o beber algo en el transcurso del martes y aunque fue capaz de caminar hasta el hospital desde su coche, ese trayecto fue descrito con “tropiezos”.

El depuesto líder ha estado en arresto domiciliario en su casa del balneario turístico de Sharm el Sheikh, a orillas del Mar Rojo, desde el pasado 11 de febrero cuando renunció obligado por una revuelta popular que durante 18 días exigió su salida.

Hasta ahora Mubarak —quien se había quejado ya de malestares— ha mantenido un bajo perfil y apenas esta semana anunció que cooperaría plenamente con las investigaciones de la Fiscalía General sobre las denuncias hechas contra él y su familia.

Sin embargo, una crisis cardiaca interrumpió su primer interrogatorio programado para este martes por la Fiscalía, que también convocó a sus hijos Alaa y Gamal, quienes continúan siendo cuestionados esta tarde.

Mubarak tiene una historia de enfermedades y mientras se mantuvo en el poder, viajaba de manera rutinaria a Alemania para revisiones médicas, incluso fue sometido a una cirugía de la vesícula biliar en los días previos al final de su mandato.

“Definitivamente esta noticia no será bien recibida por manifestantes pro democracia, ya que muchos de ellos temen que el ex presidente muera y no sea juzgado por sus acciones en las últimas décadas”, escribió la cadena de noticias Al Yazira.

Muchos activistas calificaron como “ridícula” la hospitalización de Mubarak y opinaron que el momento de su ingreso al hospital “no fue casual”.